fit
Embarqué mirando con desprecio a los que optan por esta sobredosis de excursiones sin alma, actividad frenética y descansos en cubierta. Pero más tarde entendí que mi actitud era puro esnobismo. Al fin y al cabo, todos vamos en el mismo barco.