in crociera
 

Me invitaron y embarqué sintiéndome superior a los que optan voluntariamente por esta sobredosis de excursiones histéricas, masificación gastronómica y aplatanamiento en cubierta. Pero al final entendí que mi actitud era puro esnobismo y que –de alguna forma– todos vamos en el mismo barco.