furia

El irrumpir violento de la primavera me sigue sorprendiendo cada año. Al ver sus efectos, recuerdo la reflexión de Giussani sobre la «realidad providencial» y los ciclos donde «el hombre puede rejuvenecerse, refrescarse y mantenerse, reproducirse». Presencia inexorable que se mueve conforme a un designio favorable.